Banner Bush

Todo lo que siempre quiso saber sobre las moscas y nunca se atrevió a preguntar Urinarios limpios gracias a las moscas ¿Se dedica a la publicidad? ¡Contrate a una mosca! En Asturias hay muchos moscones Dalí y las moscas vestidas por Balenciaga ¿Es Tokio una ciudad sin moscas? Las moscas y la generación espontánea Moscas en el cielo La seta asesinamoscas ¡Cuidado: Esa mosca puede ser espía! ¿Navegan moscas por el Sena? Moscas que dan sueño Gafas de ojos de mosca, gafas de ojos de abeja Papas con moscas Casu marzu (moscas y quesos) Origami (moscas de papel)

free counters

La mosca Charles Chaplin, la mosca Bill Gates y la mosca Beyoncé ¿Quién puede más, una mosca o un elefante? La flor natural más grande del mundo vive gracias a las moscas Doctor, veo moscas que no existen Moscas de 50 kilogramos Las moscas ayudaban a Lance Armstrong a ganar los Tours de Francia Cabeza de mosca Pie de mosca El hombre que pintaba moscas en los relojes Cuadros llenos de moscas Calavera de diamantes, calavera de moscas Nevadas, viento y moscas antropófagas ¿Por qué los leones se suben a los árboles? ¿Por qué las cebras tienen rayas? Aceptamos mosca como animal de compañía ¿Existiría el hojaldre sin las moscas?


La flor natural más grande del mundo

De dimensiones gigantescas, la flor más grande del mundo puede llegar a pesar más de siete kilos y tener una corola de alrededor de un metro de diámetro. Es de color anaranjadRafflesia arnoldiio, rojizo o amoratado, se llama Rafflesia arnoldii y fue avistada por vez primera en 1818, en la expedición a Sumatra que realizaron Thomas Stamford Raffles (1781 - 1826, fundador de la colonia británica de Singapur) y Joseph Arnold (1782 - 1818), que murió de malaria en la aventura. Desde entonces se han encontrado varios ejemplares en algunas selvas del sudeste de Asia, pero es en el Borneo donde se han hallado un mayor número de flores.

Es una planta de estructura muy sencilla que crece solitaria a ras del suelo en medio de enredaderas tropicales, donde sólo su flor es visible. Carece de hojas, brotes y raíces, y no emplea la fotosíntesis, el proceso que usan las plantas para aprovechar la energía de la luz del sol.

Algunos dicen que es también la más nauseabunda. De hecho, es capaz de emitir calor y de oler pestilentemente a carne podrida (probablemente mimetizando así al cadáver de un animal recién muerto) para seducir a las moscas de la carroña que se alimentan de ella y han de encargarse de polinizarla.

Las raras características de la Rafflesia llevan décadas intrigando a botánicos de todo el mundo, que deseaban averiguar dónde encajaba esta extraña planta en el árbol botánico de la vida, especialmente por averiguar la evolución de esta planta parásita, que roba los nutrientes de otra planta mientras engaña a los insectos que la polinizan. Un equipo de científicos estadounidenses ha utilizado el análisis genético para resolver el misterio del linaje dEnrst Jüngere esta flor. Los resultados (que publicó la revista Science) dicen que la planta proviene de una antigua familia conocida por sus flores, pero no por grandes, sino por diminutas. De hecho, muchas de sus primas botánicas tienen flores de unos apenas unos milímetros de diámetro.

Así ha quedado probado que la rafflesia pertenece a la familia de la euforbiáceas, que incluye también a la flor de Nochebuena, las campánulas irlandesas, el árbol de goma, la planta de aceite de castor y la yuca.

Como curiosidad, digamos que el gran Erst Jünger (1986-1998, en la fotografía) no dejó nunca durante toda su vida la afición a la Naturaleza. Fue un destacado entomólogo, y viajaba por todo el mundo buscando especímenes que faltasen a su colección de bichillos. Incluso a los 91 años cumplidos podíamos encontrarlo tan lejos como en Malasia, dedicado a lo que más le gustaba. El 16 de abril de 1986 hace en Kuala Lumpur una anotación en sus Diarios, y en ella dice que va añadiendo piececitas más al mosaico del conocimiento. Habla de la Rafflesia y dice que a pesar de que tenía esperanzas de haberla visto, no lo consiguió. "Pero me enteré de que la mayor de todas las flores de la jungla no escasea en Ipoh. Allí la población autóctona la recolecta y la vende a los farmacéuticos chinos. Los brotes tienen la forma y el tamaño de una coliflor; de ellos se hace un té que da fuerzas renovadas a las mujeres después del parto.”

 

 
gif mosca

2010-2013 Juan Ledo
mosca@sinek.es